¿Por qué ya no es polarizador el proceso electoral?

Se celebrarán las elecciones presidenciales y parlamentarias en Turquía dentro de poco tiempo

¿Por qué ya no es polarizador el proceso electoral?

¿Por qué ya no es polarizador el proceso electoral?

Perspectiva Global 24

Prof. Dr. Kudret BÜLBÜL*

Se celebrarán las elecciones presidenciales y parlamentarias en Turquía dentro de poco tiempo. Los candidatos y los partidos políticos siguen a toda velocidad sus campañas electorales. Teniendo en cuenta el primer proceso electoral presidencial de la historia de Turquía, lo más destacado es que se observa un proceso moderado nunca antes visto en la historia. Casi no existen las campañas electorales en las que dominan afirmaciones duras, extremistas y polarizadoras.

¿Qué pueden ser las razones de esta situación?

La obligación de una política tolerable para obtener el 50%+1

En comparación con las elecciones anteriores fue posible ostentar el poder al obtener solamente un 20% en la política turca. El Partido de la Justicia y el Desarrollo (Partido AK), prefiriendo lo más difícil por sí mismo, lideró la implementación de la ley acerca de que un presidente debe elegirse solamente con un 50%+1 de los votos. Ya no son suficientes que los partidos políticos crean políticas solamente para sus bases y consolidar solamente con sus bases. Los candidatos hay que crear políticas para obtener los votos de las amplias partes de la sociedad para llegar al poder. Por eso, hay que dirigirse a las nuevas masas electorales y convencerlas. La necesidad de 50%+1 fuerza a todos los partidos a buscar nuevos puertos y abandonar una política unilateral que se dirige solamente a sus propios electores.  En este marco, todos los partidos deben encaminarse a las amplias partes de la sociedad, seguir políticas más conciliables y, además, deben evitar las afirmaciones extremistas y aislar a las personas. Cuando se considera la dificultad regional de gobernar Turquía, es un desarrollo positivo el hecho de que los candidatos y los partidos deban seguir una política tolerable debido al sistema electoral.

La posibilidad de segunda vuelta

Aunque los sondeos de opinión pública muestran que las elecciones presidenciales concluirán en la primera ronda, los partidos y los candidatos de la oposición hacen todo lo posible para que se celebre una segunda vuelta. Teóricamente la posibilidad de segunda ronda obliga a los candidatos y partidos a usar un idioma más cuidado. Especialmente los partidos de la oposición deben obtener los votos de otros partidos, y parcialmente los votos del Partido AK, debido a que no tienen la posibilidad de recibir un 50%+1 de los votos. Esta obligación empuja naturalmente a los partidos y los candidatos a presentar políticas más moderadas y evitar las afirmaciones y expresiones desagradables para las bases de otros partidos. Se revelará más aparentemente el efecto moderado de la posibilidad de segunda vuelta en caso de que un candidato o un partido no obtenga la mayoría y que se elija el presidente en la segunda vuelta. En caso de la segunda vuelta, los partidos no endurecerán sus afirmaciones debido a que necesitarán los votos de otros partidos y que podrán crear alianzas con otros partidos.

Los electores pueden presentarse directamente como candidato

En las anteriores elecciones presidenciales, solamente los grupos parlamentarios de los partidos o los diputados de en cierta medida podían presentar un presidente como candidato. Esta situación, de hecho, tenía el riesgo de que la voluntad de los electores no reflejaría suficientemente a las urnas. Y era una deficiencia por aspecto de la democracia y las libertades. Se resolvió esta deficiencia con el nuevo sistema. Ya todo el mundo puede ser candidato presidencial con cien mil votos. Este derecho funciona positivamente por aspecto de que los partidos pequeños y los grupos marginales se involucran en el sistema. Si no hubiera existido este derecho, estos partidos y grupos habrían ser más duros. Pero, con este derecho, todas las partes tienen la potencia de presentar sus propios candidatos. Si no pueden recoger cien mil votos, ya no pueden culpar solamente al sistema.

El establecimiento de las alianzas previa a las elecciones

No fue legal el hecho de que los partidos establecieran alianzas en las anteriores elecciones presidenciales en Turquía. En estas elecciones se permiten establecer alianzas, y por eso los partidos políticos participan en las elecciones mayoritariamente dentro de la Alianza del Pueblo y Alianza de la Nación. La participación de los partidos políticos con alianzas en las elecciones suaviza las tensiones políticas en dos maneras. Antes las alianzas y las coaliciones se realizaron después de las elecciones. Y había un proceso electoral severo previa a las elecciones. Pero, ahora suavizan naturalmente las afirmaciones políticas debido a que las alianzas se establecen antes de las elecciones y que son eficaces los elementos mencionados arriba en el proceso electoral. El hecho de que las alianzas se establezcan antes de las elecciones, forman la oportunidad de aprobar o no aprobar las alianzas para los electores. Por otro lado, participar en las elecciones con alianzas tiene la potencia de llevar los partidos pequeños al Parlamento debido a que no se someten al umbral de 10%. Además, el aumento de la representación política en el Parlamento reduce las tensiones políticas en el proceso electoral.

Ya se rechaza la política de identidad eliminativa

Durante el proceso electoral, casi no ocurren debates como laico-anti laico, contemporáneo y kemalismo que se actualizan siempre por los partidos izquierdistas. No es racional decir que este tipo de debates pierde de repente su significado para dichos partidos. La razón principal de cambio de afirmación es el sistema electoral. El hecho de que no se obtenga un 50%+1 con la política de identidad eliminativa, obliga a los partidos a revisar las políticas que las siguen desde hace diez años. La necesidad en las amplias partes de la sociedad en lugar de la política de identidad eliminativa para ostentar el poder fuerza a los partidos a cambiar su base. Es un desarrollo positivo para Turquía el hecho de que los partidos ya deban establecer contacto con diferentes partes de la sociedad.

El aislamiento de las ramificaciones terroristas

Otro elemento saliente en el proceso electoral es que ningún partido intenta establecer alianza con el HDP que aún no ha podido poner distancia abierta con las bandas terroristas. Esta presión pública es un adelanto positivo por el aspecto de que la democracia funciona alrededor de sus propias reglas. Los partidos políticos, por un lado, participan en las elecciones como una organización civil y democrática, por otro lado, no podrán saludar el terrorismo y no podrán tomar orden de los miembros terroristas no elegidos después de las elecciones.

El populismo creciente

Parece que la necesidad de tomar el apoyo de las amplias partes de la sociedad ha aumentado el populismo durante el proceso electoral. Especialmente, los partidos de la oposición se enfocan en cómo destruyen en lugar de cómo producen. Esta situación deriva de que Turquía ya es un país de 10 mil dólares y que ya no necesitan 80 centavos. Sin embargo, cada tipo de gasto populista es posible solamente con los costes pagados por los otros por vía de impuestos. Los impuestos crecientes estrechan el mercado y el área civil, además de reducir la producción. El coste de comprometer todo a todo el mundo no correspondido sería la falta de productividad.

La nueva política: correr tras de lo posible, no de lo contrario

En una situación en el que Turquía se enfrenta a los riesgos muy graves en su región, es vital para el futuro del país que sea unificador en lugar de eliminativa, sea correctivo en lugar de polarizador en la política interior, y que se adopten políticas que le den importancia a las amplias partes de la sociedad con la política de identidad. Parece que el sistema gubernamental presidencialista de ahora obtenga la situación mencionada. Los candidatos y partidos deben correr tras de los posible, no de lo contrario para obtener más votos de las amplias partes de la sociedad.

Entonces, la política es el “arte de lo posible”.

Prof. Dr. Kudret BÜLBÜL, decano de la Facultad de las Ciencias Políticas de la Universidad de Yıldırım Beyazıt en Ankara



Noticias relacionadas