¿Cuál será la próxima etapa en Siria pos –DAESH?

Siria después de DAESH y pos – Asad debe ser el motivo de una celebración para el pueblo sirio y millones de refugiados no para saltarse a otra ventura donde salen al escenario los actores de potencia geo-política cuyo coste será alto

¿Cuál será la próxima etapa en Siria pos –DAESH?

Actualmente DAESH es derrotada en Siria por eso ¿si el gobierno estadounidense acabará su apoyo ofrecido al Partido de Unión Democrática (PYD) que es la ramificación del PKK en el país y al YPG, la Unión de la Protección de los Pueblos que es su rama armada? Esta pregunta fue abordada en la conversación telefónica hecha entre el presidente Recep Tayyip Erdogan y el presidente estadounidense Donald Trump el 24 de noviembre. La reacción de Trump fue positiva y dijo que el apoyo militar extraordinario ofrecido por EEUU a YPG en realidad debería ser terminado muy temprano. Pero otra valoración que contradijo con esta declaración de Trump, fue realizada por Pentágono en unos días después. ¿Qué significan todos éstos para Siria, Turquía y las relaciones turco-estadounidenses?

Las valoraciones contradictorias desde Washington muestran la falta de concordancia y los desacuerdos al interior de la administración estadounidense. Podéis asumir que es final la palabra del presidente y deben cumplirse letra por letra por parte de las instituciones controladas por él. La expectación de Ankara desde Washington es la terminación del apoyo financiero y político además de militar dado a las ramificaciones del PKK en Siria después del derrotar de DAESH en Al Raqa y en el resto de Siria. Además los autorizados estadounidenses por muchas veces declararon a las sedes turcas que sus relaciones con PYD y YPG basan en compras mutuas y temporales y dijeron que se retomarán estas armas suministradas a estos grupos.

La política de apoyar un grupo por parte de los EEUU que tiene lazos con el terrorismo en Siria, basa en la afirmación de que este grupo es la potencia más eficiente contra DAESH. Para legitimar esta afirmación, los medios de comunicación estadounidenses en los últimos dos años, realizaron numerosas noticias utilizando las fotos de las guerreras en YPG. La mayoría de estas noticias casi perdonaban los crímenes del PKK y YPG en Siria, sus torturas y presiones aplicados contra los kurdos y los árabes además del pueblo local, las inmigraciones obligatorias por parte de ellos contra el pueblo local, los cambios demográficos, los abusos de los soldados infantes, las destrucciones de los pueblos, la clausura de los partidos políticos oponentes, sus oficinas y sus voces en los medios de comunicación y todos otros. Aún con actos más allá hicieron el romanticismo del terrorismo del PKK utilizando la imagen de mujer que es un medio beneficioso para vender esta propaganda al lector occidental pero que tiene un movimiento en contra del cuerpo y la personalidad de mujeres. Muchas ironías contenidas por estas políticas lo más destacable que voy a decir ahora es así: el aliado mejor de los EEUU en Siria es una organización terrorista marxista – leninista que lucha en contra de Turquía que es un país aliado con importancia de clave por los EEUU, y que quiere la independencia de Siria pidiendo la autonomía.

En realidad no tiene nada que ver que YPG establece una potencia más eficiente contra DAESH. Si los EEUU hubiera dado este apoyo suministrado a ellos, por ejemplo al Ejército de Siria Libre, los turcomanos y los kurdos que no apoyan al PKK, gracias a este apoyo ellos podrían ser la potencia máxima y podrían golpear a DAESH sin crear un problema de seguridad para los países vecinos. Los EEUU en vez de hacerlo, eliminando otros grupos opositores prefirió trabajar con un grupo terrorista nacionalista separatista y marxista – leninista.

Esta situación es un caso serio tanto para la integridad territorial de Siria como por la seguridad nacional de Turquía. Los EEUU ¿si podrá controlar o desarmar al PYD – YPG después de derrotar a DAESH o podrá garantizar que este grupo apruebe la integridad territorial y la unión política de Siria? No parece posible. Porque como los EEUU utilizó el PYD y YPG por sus propios intereses, PYD y YPG también utilizó los EEUU para sus intereses.

Si llegamos al rechazo de Turquía contra esta política, esta oposición es completamente legítima. Porque cada apoyo ofrecido a PYD y YPG es indirectamente un apoyo ofrecido a PKK o en algunos casos un apoyo directo. Al final es una amenaza contra la seguridad nacional de Turquía y es un paso tomado para alargar la vida del PKK, cada bala y cada arma enviados a YPG.

Ahora es derrotada DAESH en Siria entonces la administración estadounidense tiene que acabar su contacto con PYD y YPG y debe enfocarse en tomar bajo la garantía y el paraguas de las Negociaciones Pacíficas de Astaná y Ginebra esta integridad territorial y la unidad política de Siria. Como dijeron los grupos opositores de Siria el 22 de noviembre, Bashar Asad debe marcharse como una parte de la transformación política porque Asad no es la persona que garantizará la unión y la estabilidad de Siria. Aunque Irán y Rusia consideren Asad como sus mejores aliados, hasta que Asad quede en poder, sus intereses en Siria no se podrán realizar.

Pero hay un caso más serio y más grande actualmente. Los países que buscan las ganancias estratégicas y territoriales en Siria, además buscan una nueva guerra de potencias en Siria después de DAESH. Rusia e Irán poniendo Asad en poder quieren seguir sus influencias en Siria, por otro lado los EEUU preparándose en el este de Eúfrates quiere formar una potencia contra ellos. Pero esta situación causará nuevos conflictos y la desestabilidad en Siria y más allá en solitario. Este conflicto iniciado para tomar una porción en Siria probablemente detone un proceso nuevo que disolverá a Siria, la tensión sectaria y étnica nueva en el país y una plataforma que posibilitará una nueva ola de peligro potencial del futuro.  

En vez de ello todos los países deben enfocarse en entregar al pueblo sirio que son los dueños reales y la transformación política en Siria. La unión política, la transformación y trabajar para su estabilidad con el pueblo sirio es para el bienestar de todos los componentes. No servirá beneficio a nadie transformar Siria en otra arena de potencia. Siria después de DAESH y pos – Asad debe ser el motivo de una celebración para el pueblo sirio y millones de refugiados no para saltarse a otra ventura donde salen al escenario los actores de potencia geo-política cuyo coste será alto.



Noticias relacionadas